lunes, 1 de marzo de 2010

la gota de agua dice :
lip, lip, lip, lip, lap,lip,lap,lip,lap,lip,lap,lap,lap,lap,
lip,lip,lap,lap,lip,lap,lip,lap,lip,la,lap,lap,lap,lap,lip,
lip,lip,lap,lap...lip,lip,lap,lip,lap,lip,lap,lip,lip,lip,lap,lap,lip,
lip,lap,lap,lap,lap,lap,lip,lip,lip,lap,lap,lip,lip,lap,lap,lip,lap,lap,lip...

video



DE VUELTA:


Después de tantos meses caminando le dió por mirarse a los pies. De repente descubrió la respuesta. Por fin comprendió por qué llevaba todo ese tiempo sintiendo frío: estaba descalza.




coac.09.

video

miércoles, 18 de junio de 2008

Antiguamente



Por un cielo azul despertó, escandilada y con dedos perezosos que se escondían entre sábanas arrugadas tras nueve horas y media de somnolencia .Dulce somnolencia con sabor a queso fresco con miel de palma. Con una pregunta





suelto por ahí



Tac tac tac tac tac tac tac tac tac tac tac tac tac tac . A golpes de color la lucha se establece; ¿Dónde han ido a para los valores nobles de esos valientes del norte? No encuentro la pareja de ningún calcetín, paso noches de insomnio con el tormento de un cajón repleto de calcetines solteros; surcan por la cara caminos negros de rimel y agua bajan cachetes abajo, saltando suicidas al llegar a la barbilla. El ratón hace tiempo que no sale del agujero. Ya no hay escobas que barran los recuerdos, los escombros se amontonan sin entendimiento. Espero.
Tengo sueño de conversaciones sin palabras descalzas con los pies fríos, ya no río desde hace tiempo . Tengo miedo ,miedo del tiempo.



































en espera

enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp



enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp




enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenpr






enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp


rocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp
enprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenproecsoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenprocesoenp


En medio del rellano

Se dirigió con la elegancia contenida de una princesa vergonzosa hacia el mostrador, donde él se encontraba solo con su inspiración , rebanando pedazos de carne ensangrentada, para interrumpir tal muestra de arte improvisado coqueteando sin gracia ninguna. Tras medio instante la miro desdeñoso y le preguntó que quería .




Dispuso los enseres sobre la mesa y sonrío ávido ,sin flojera comenzó a armar a escondidas cada pedacito de aquella flor que había destrozado el día anterior por pura maldad.
Marchita sobre un charco reseco de lágrimas esperaba a morir. Casi ni respiraba, tan débil y frágil .


Le ocupó un folio por delante y mitad por detrás, sentado sobre la cama con su gesto típicamente elegante me preguntó ¿Qué te pasa? ¿Tú me lo dirías verdad? Se incorporó y sin esperar respuesta se marchó a la
cocina, a deleitarse con un cigarro.





Desayunó pan de molde caliente untado en mantequilla y naranja y media exprimida con afán, mientras la mañana se tornaba húmeda en azul de febrero , se abrigó intentando burlar al frío como cual espada de cartón se enfrenta a un dragón escupe fuego; inútilmente. Respiró hondo y se dirigió con paso firme hacia el pomo de la puerta, meditó unos segundos sobre la existencia del karma y abrió lo suficiente como para asomar su nariz…sucedió todo muy deprisa: como medio segundo más tarde estaba metido de nuevo en la cama con la estufa encendida y dos pares más de calcetines puestos. Había decidido que por el momento el frío no le iba a roer los huesos.



Escuchaba revuelta entre las mantas como lloraba el tiempo ¿Cuánto hacia que no salía el sol? El cielo recortado desde la ventana siempre estaba gris, gris, húmedo y frío.
Florituras a parte, mientras llueve, se evoca a lo insípido, sobre paredes en blanco de una no asistencia más sobre la lista. Pensante la reina sobre su trono de almohadas y edredones mullidos se ríe del frío que hace fuera mientras hecha en falta el hueco del lóbulo de su oreja.





Miró la habitación por ultima vez antes de salir cargada de recuerdos, cerró la puerta y bajó la escalera , respiró por última vez el olor a frío de la calle y marchó.

lunes, 5 de noviembre de 2007

siguapa


Siguapa: Costa Rica y Cuba. Ave de rapiña, nocturna, pequeña de plumaje pardo oscuro con pintas amarillas y penacho negro.


(Un poco de antiojeras por favor, delineador marrón oscuro y rimel, mucho rimel. Rojo para los labios y algo de color, que estas muy “pálida”)


Podría decirse que una parte de la obra sigue una línea estética típica de los 80-90 donde muchas piezas se componían de retales y cosidos, unificados con diferentes técnicas pictóricas. En un entorno de referencia personal dónde se desarrollan una serie de imágenes que funcionan como un conjunto de recuerdos fotográficos de algunos momentos cotidianos, en los cuales el espectador puede sentirse identificado al ser situaciones existentes dentro de una cotidianeidad común.
La otra parte funciona como una especie de “cuaderno de Bitácora” dónde se relatan, en imágenes, experiencias transcurridas en un periodo determinado de tiempo. Formando un registro personal representado de una manera un tanto informal que bebe de diferentes líquidos, como serían: el pop art, la estética kirsch, un toque underground, el collage, el mundo del comic, el cine, la publicidad, la moda, la estética oriental, los años 20, los 50, el pop de los 80…de artistas como Ghada Amer, Tracy Emin, Enrique Marty, Tamara de Lempicka… de pesonajes como Rita Hayworth, Madonna, Alaska o Amy Withouse.
Más las propias experiencias personales y recuerdos que aportan ciertas características pintorescas a esta serie de imágenes, representadas a partir de fotografías, del natural o desde la propia imaginación y que lejos de mantener el realismo de la fotografía, si que mantienen una cierta conexión con la estética fotográfica, tanto en el formato como en su apariencia y composición. Dando lugar tanto por la forma como por la técnica a unas “fotografías” con una mirada subjetiva.


















































































































































































video

video
video